"El niño que no juega nunca niño llega a ser,pero el hombre que no juega pierde al niño que hay en él". Leonardo Castillo

miércoles, 28 de noviembre de 2007

El Korfbal



El Korfbal, un deporte ideal para
practicar en los centros de enseñanza

*Doctorando INEFC Barcelona, mcumellas@hotmail.com
**Profesor INEFC Barcelona, Dr en Educación Física jgcarballude@hotmail.com

Montse Cumellas* y Jesús González**
(España)

Resumen
Uno de los principales problemas con que se encuentran los docentes en el área de educación física cuando se plantean incorporar actividades que no tengan un elevado contenido sexista, es el de encontrar recursos que reúnan estas características y que permitan la realización de actividades conjuntas para chicas y chicos. Son frecuentes los intentos de modificar las reglas de los diferentes deportes para tratar de favorecer la participación en igualdad de condiciones.
En este artículo queremos hacer referencia al korfbal, un deporte que nació en Holanda en a principios del siglo XX y que se practica en 38 países de los cinco continentes. Creemos que es importante aplicarlo en los centros escolares ya que proporciona al profesorado una serie de recursos y estrategias básicas para desarrollar una parte del currículum del área de educación física. En España se empezó a practicar en Marbella durante los años setenta (momentos históricos difíciles a nivel social para este deporte), Córdoba, Madrid, Asturias, Palma de Mallorca y a principios de los ochenta en Cataluña, donde actualmente se ha extendido mucho y está siendo incluido como deporte en muchos currículos escolares.
Sus características básicas son:
- Es un deporte mixto.
- Hay una completa rotación con cambio de roles (ataque y defensa).
- Las reglas están pensadas para favorecer la colaboración entre los componentes del equipo.
- Las diferencias de condición física (mayor altura o fuerza) quedan disminuidas.
- La participación de los diferentes sexos se realiza en igualdad de condiciones.
- Para lograr el éxito en la jugada hay que apoyarse necesariamente en los compañeros.
- No requiere equipamientos especiales ni costosos.
- Las situaciones de enseñanza aprendizaje son de una gran riqueza.
- La agresividad que es un factor siempre presente en situaciones de este tipo está muy controlada.
- Favorece las relaciones entre los dos sexos.
Palabras clave: Korfbal. Habilidades. Deportes de equipo. Coeducación. Cooperación.

http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 5 - N° 25 - Setiembre de 2000


Uno de los principales problemas con que se encuentran los docentes en el área de educación física cuando se plantean incorporar actividades que no tengan un elevado contenido sexista, es el de encontrar recursos que reúnan estas características y que permitan la realización de actividades conjuntas para chicas y chicos.

El problema se agudiza un poco más, cuando lo que se quiere es realizar algún tipo de actividad en la que está presente la competición ya que ésta es generalmente rechazada especialmente por las alumnas que son las que se sienten más perjudicadas.

Muchos docentes pretenden arreglar esto eliminando las actividades en las que interviene la competición y sustituyéndolas por otras en las que se favorece la participación y la colaboración. Sin negar la importancia y los valores que estas actividades tienen, queremos manifestar nuestras dudas sobre la teoría, cada vez más extendida, de que la competición es poco aconsejable para aplicarla en las clases de educación física.

Como no se trata de abrir aquí un debate sobre si la competición es buena o mala en las actividades de la educación física reglada (nosotros creemos que si puede ser muy buena), nos limitamos a afirmar que la competición en si misma no es ni buena ni mala, que todo depende de la orientación que le dé el educador, y que en todo caso, éste debe tener presente que la competición es fundamentalmente un medio y que en este entorno nunca debe plantearse como un objetivo.

En España, a esta situación un tanto confusa colabora la normativa emanada de la LOGSE o la publicada en el desarrollo de la misma en la comunidad de Cataluña. Tanto en una como en otra se insiste muy especialmente en aprovechar las posibilidades educativas del trabajo en equipo y de favorecer las actividades de colaboración. Currículum Educación Secundaria, Generalitat Catalunya (1992): "... el alumnado se siente motivado cuando el marco de relaciones interpersonales donde se da el aprendizaje favorece la confianza mutua, la aceptación y el respeto. Se han de aprovechar las posibilidades educativas de la interacción entre iguales y favorecer el trabajo cooperativo, el intercambio de roles y los trabajos colectivos...". También hacen referencia al trabajo conjunto entre alumnos de diferente sexo. Se Insiste en que el profesorado debe poseer los recursos suficientes para cumplir adecuadamente sus funciones pero no se le ofrecen muchas alternativas: "...El marco curricular hace referencia al reconocimiento de la diversidad de sexo o género y el respeto a la diferencia y igualdad de oportunidades (...) el sistema educativo ha de intervenir para acabar la discriminación y la desigualdad, con la idea de: iguales hasta dónde sea posible y diferentes hasta dónde sea necesario".

En nuestra opinión, lo que se debe buscar en estas actividades es, en primer lugar, que tengan un sentido no sexista, pero no se deben olvidar otras características como la no selectividad (es decir que no haya que escoger entre buenos y malos), que sea educativo además de lúdico y participativo y, lo más importante, que todos los chicos y chicas tengan la posibilidad de participar

Son frecuentes los intentos de modificar las reglas de los diferentes deportes para tratar de favorecer la participación en igualdad de condiciones, pero la realidad es que hasta ahora con esas modificaciones tampoco se ha avanzado mucho. La mayoría de las actividades que se siguen realizando en las escuelas son tareas diferentes para cada sexo y cuando realizan la misma, normalmente los chicos juegan "pasando" de las chicas. García y Asins (1995): "... Un análisis somero nos hace ver que aquello que no ha cambiado es la esencia deportiva, el modelo continúa siendo sexista y discriminador en su aplicación... "

Probablemente habrá algunos profesionales que puedan cuestionar estas afirmaciones, y es posible que encuentren situaciones en las que el problema está resuelto. Ya sabemos que todas las generalizaciones son peligrosas, pero nuestra experiencia nos dice que cuando el profesorado se empeñan en realizar actividades mixtas especialmente deportes convencionales como básquet, balonmano o fútbol, los chicos y chicas lo realizarán porque es una tarea impuesta por el profesor/a, pero la mayoría de las veces son actividades que no se hacen a gusto porque falla lo fundamental, la motivación para realizarlas. Padró y Arderiu (1999): "... Por otra parte se observa que el grado de implicación y de motivación de las chicas en la práctica deportiva es sensiblemente inferior al de los chicos, hecho que queda reflejado en diversas estadísticas (cit. Barnechea, 1994 y Durà, 1995)...".

En 1998, en el Congreso de la Educación Física y el Deporte en Edad Escolar en la Ciudad de Barcelona (España) se comentó reiteradamente la importancia de tener un deporte plural y coeducativo, coherente con la sociedad en la que vivimos.

Actualmente en la comunidad de Cataluña (España) se está practicando y con mucho éxito un deporte "nuevo" pero con mucha historia, el korfbal (término holandés) o balonkorf (término en castellano). Es poco conocido en nuestro país, pero cada vez va introduciéndose con más fuerza en nuestros centros escolares (primaria y secundaria).

Actividad Física que reúne muchas de las condiciones que el profesorado necesita aplicar para poder trabajar los objetivos curriculares y lo más importante es que no tiene ninguno de los inconvenientes que hemos citado hasta ahora. García y Asín (1995): "... se puede recorrer a utilizar los juegos y deportes pensados y reglamentados para ser jugados por equipos mixtos, como por ejemplo 'el korfbal'..." Padró y Arderiu (1999): "... Aporta mixticidad, la igualdad de oportunidades para las chicas y los chicos, el juego entre iguales y la coeducación frente a otras prácticas tradicionales, que de alguna manera tienen un tratamiento sexista.

También desarrolla el intercambio de roles y de tareas colectivas, la elaboración del pensamiento táctico, la cooperación... el korfbal puede aportar ese aspecto integrador ya que el contacto entre chicos y chicas en el espacio de juego posibilita una relación social y de comunicación posterior entre ellos. Al tratarse de un deporte de colaboración permite integrar en la práctica deportiva a personas con recursos técnicos y motrices limitados..."


Nacimiento e inicio del juego
El Balonkorf o Korfbal, término utilizado actualmente por la Unión Catalana de Korfbal, es un deporte colectivo donde juegan simultáneamente cuatro hombres y cuatro mujeres en cada equipo.

Nació cuando el profesor de educación física Nico Broekhuysen, realizó un viaje a Suecia un verano para llevar a cabo un seminario sobre educación física y observó como jugaban hombres y mujeres juntos al "ring-ball" con el objetivo de conseguir un punto lanzando una pelota por una anilla fijada a un palo de 3 m de altura. A partir de aquí cuando volvió a Holanda escribió el juego pero modificando algunas reglas y materiales (el palo tendrá una canasta de mimbre). Se empieza a jugar 1902 en Amsterdam (Holanda) y en el 1903 ya había muchos clubes que llevaban a cabo competiciones entre sí.

En un principio era un juego muy lento donde se hacían pocos puntos porque el campo era mucho más grande, se usaba el de fútbol que estaba dividido en tres zonas de 37 m, en el que jugaban 12 jugadores. Después de la 2ª Guerra Mundial se empezó a jugar en pista cubierta, utilizando el mismo espacio que el balonmano, con dos zonas de juego y reduciendo los jugadores a 8. Así se consiguió mejorar el ritmo de juego y la obtención de más puntos.

Se practica en 38 países de los cinco continentes. En España se empezó a practicar en Marbella durante los años setenta (momentos históricos difíciles a nivel social para este deporte), Córdoba, Madrid, Asturias, Palma de Mallorca y a principios de los ochenta en Cataluña, donde actualmente se ha extendido mucho y está siendo incluido como deporte en muchos currículos escolares (Cumellas y Padró, 1999 y Puig, 2000).

Se puede jugar en el interior o en el exterior, en una superficie de 40x20 metros dividido en dos zonas iguales. Los palos se colocan uno en cada zona, a 6,6 m de la línea de fondo. Los palos con las canastas de mimbre sin fondo, se colocan a una altura de 3,5 m. La pelota es similar a la de fútbol número 5 y su peso entre 425 y 475 gramos.


Características principales del Korfbal
Destacamos las siguientes:

1º. Es un deporte mixto. Necesariamente cada equipo debe estar compuestos por 4 chicos y 4 chicas como jugadores de campo (dos hombres y dos mujeres atacan y dos hombres y dos mujeres defienden) más un número indeterminado de compañeros para realizar los cambios necesarios.

2º. Hay una completa rotación con cambio de roles (ataque y defensa) cada número par de puntos los defensas pasan a ocupar el lugar de los delanteros y estos el de los defensas.

3º. Las reglas están pensadas para favorecer la colaboración entre los componentes del equipo. Se penaliza todo aquello que favorece el juego individual y se favorece la creatividad entendiendo esta como un proceso de construcción. Para construir la importancia de la aportación de todos es fundamental

4º. Las diferencias de condición física (mayor altura o fuerza) quedan disminuidas. Hay una regla llamada posición de defendido que impide lanzar a canasta si entre la canasta y el que tira está un contrario colocado a menos de un metro y con la mano levantada.

5º. La participación de los diferentes sexos se realiza en igualdad de condiciones. No se permite el marcaje de chico a chica o viceversa, ni tampoco el marcaje de dos contra uno.

6º. Para lograr el éxito en la jugada hay que apoyarse necesariamente en los compañeros. Como no se puede avanzar con la pelota en la mano, ni tampoco botando, sólo el pase al compañero o compañera nos permitirá alcanzar una buena posición para lanzar a canasta.

7º. No requiere equipamientos especiales ni costosos. Se puede jugar en cualquier tipo de terreno y los balones son similares a los de fútbol del nº 5 (en el entorno escolar se usan los de fútbol nº 5 por ser más los más asequibles en este momento).

8º. Las situaciones de enseñanza aprendizaje son de una gran riqueza. En el desarrollo del juego se dan situaciones que favorecen el reconocimiento, la valoración y las aportaciones de los demás independientemente de sus condiciones. Aquí están siempre presentes los valores de solidaridad y cooperación.

9º. La agresividad que es un factor siempre presente en situaciones de este tipo está muy controlada. No se permite ninguna actuación que favorezca la aparición de conductas en las la lógica aparición de la agresividad no se mueva dentro de las pautas autorizadas (no se puede empujar o obstaculizar el movimiento libre del contrario, incluso cuando posee el balón).

10º. Favorece las relaciones entre los sexos. Las sesiones de entrenamiento, preparación y también los partidos, favorecen una relación más fluida y en términos de igualdad entre los participantes.


Los deportes colectivos y su rigidez de normas
Entre los inconvenientes que presenta este deporte, destacamos uno de carácter general que se da en la mayoría de los deportes que se practican en la escuela: la rigidez de las normas emanadas por la federación. Pero el profesorado puede modificar las reglas, adaptándolas a su entono y evitando así aquellas situaciones que consideramos poco recomendables en los centros. Entre los cambios a introducir están:

1º. Modificar según convenga la altura de las canastas para adaptarlas a las posibilidades de los participantes.

2º. Utilizar pelotas de fútbol o otras similares.

3º. Autorizar todos los cambios que se quieran y en el momento que se quieran para que podamos realizar las correcciones o las sugerencias en el momento más oportuno y no cuando otros nos autoricen.

4º. Introducir el cambio de rol atacante/defensor cuando nos parezca conveniente sin tener que esperar a la obtención de los puntos necesarios (esta modificación puede ser muy interesante cuando se empieza a practicar el juego).

Todas estas modificaciones son para realizar en las actividades que se practican en el marco del curriculum escolar. Cuando el korfbal se practica como deporte extraescolar, nos remitimos a la normativa que dicta la federación o con las adaptaciones pertinentes según las edades.

Otro aspecto que creemos necesario modificar es el sistema de puntuación en las competiciones deportivas escolares e insistimos en las propuestas realizadas por el SAE (1998) y Padró y Arderiu (1999), donde actitudes, hábitos, participación, respeto de las normas... sean también valorados.


Conclusión
El korfbal es un deporte que creemos esencial para aplicarlo en los centros escolares ya que proporciona al profesorado una serie de recursos y estrategias básicas para desarrollar una parte del currículum del área de educación física. Cuando forma parte de la programación y el alumnado lo practica tiene muy buena acogida, sobre todo entre las chicas, Cumellas y Padró (1999): "... el alumnado... se interesaron mucho por el deporte del korfbal, sobre todo las chicas (preguntaban si podían continuar jugando, dónde había un club, si se harían más partidos...)". Por tanto insistimos en que los estudiantes jueguen a korfbal en las escuelas ya que consideramos que es una "herramienta" muy útil para conseguir alcanzar muchos de los objetivos y contenidos de nuestra área, tanto a nivel de procedimientos como conceptos y de valores.


Bibliografía

  • Cumellas, M.; Padró, F. (1999). El Korfbal: coeducació i cooperació. En rev. Guix, 252.

  • Barbero, J.C. (2000). Los juegos y Deportes Alternativos en Lecturas: Educación Física y Deportes, Revista digital, Nº 22 http://www.efdeportes.com/efd22a/altern.htm.

  • Barnechea, C. (1994): El balonkorf: un deporte no sexista. En rev. Revista de Educación Física, núm. 58. La Coruña.

  • Departament d'Ensenyament (1991). Ensenyament Secundari Obligatori. Disseny Curricular. Àrea d'Educació Física. Generalitat de Catalunya. Barcelona.

  • Durà, J. (1995): Dades sobre l'esport escolar. En rev. Guix, núm. 215. Barcelona.

  • García, M; Asins, C. (1995): La coeducación en la educación física. ICE de la Universitat Autònoma de Barcelona. Barcelona.

  • Padró, F.; Arderiu, M.: Cumellas, M.: Guirles, M. & Sánchez, M. (1999). Unidades didácticas para Secundaria X. Korfbal y fútbol americano. Coeducación y cooperación. INDE. Col. Unidades didácticas. Barcelona.

  • Pérez Oliveras, E. (1999). Juegos cooperativos juegos para el encuentro. Lecturas: Educación Física y Deportes, 1/12/99. http://www.efdeportes.com/efd9/jue9.htm.

  • Puig, E (1999). 1ª TROBADA DE Korfbal d'escoles de primària del Baix Llobrega". Rev. Perspectiva escolar. Núm 241. Barcelona.

  • SAE (1999): XIV Jocs Escolars. Canovellas 1997-98. Congrés DE L'E.F. I L'ESPORT en l'edat escolar a la ciutat de Barcelona. Ajuntament de Barcelona. Barcelona.

  • VV.AA. (1999). Una escuela más deportiva y un deporte más educativo. Conclusions. Del Congreso del Deporte y la Educación Física en Edad Escolar en la ciudad de Barcelona. 1998. Ed. Ajuntament de Barcelona. Institut d'Educació y Direcció d'Esports. Barcelona.


Mascotas

El tiempo

Los Trabubus

Sevilla Champions league

* * * * * * * * * Click aqui para obtener Objetos que caen * * * * * * * * * * * * * * *